¿Qué tramites tenemos que llevar a cabo si el fallecido no ha otorgado testamento? En ARA. Abogados te los explicamos.

Lo primero que tenemos que hacer es solicitar un certificado de defunción el cual debe obtenerse acudiendo al Registro Civil de la localidad donde se produjo el fallecimiento y cumplimentando el impreso oficial de solicitud.

Una vez dispongamos de ese documento, se podrá solicitar el certificado de últimas voluntades. Para poder solicitarlo deben haber transcurrido quince días hábiles a partir de la fecha de defunción. La solicitud se efectúa mediante la presentación de un impreso oficial en el Ministerio de Justicia. Los datos que hay que incluir en dicho impreso han de ser exactamente los mismos que figuren en el certificado de defunción, documento este último también imprescindible para cualquier trámite sucesorio.

El certificado de defunción habrá de ser original, o fotocopia debidamente compulsada, expedida por el Registro Civil correspondiente a la localidad en que la persona haya fallecido. Deberá constar necesariamente el nombre de los padres del fallecido. Pagada la tasa y realizado el trámite, obtendremos una certificación que contendrá o bien la mención de que el fallecido NO OTORGÓ TESTAMENTO o, en su caso, que sí lo otorgó, y detallará la fecha del otorgamiento y el notario actuante.

Si del certificado de últimas voluntades resulta que hay testamento debedescarga.jpg acudirse al protocolo del notario donde éste está depositado y allí proceder en presencia de todos los interesados a la apertura del testamento, comenzando así el proceso particional.

Si no hay testamento debe obtenerse la Declaración de Herederos Abintestato, pudiendo solicitarse dicha declaración por cualquier persona que tenga un interés legítimo.

Hasta la reforma de la Jurisdicción Voluntaria, en vigor desde el 23 de julio de
2015, si los herederos eran los descendientes, los ascendientes o el cónyuge del fallecido la declaración de herederos se hacía en el Notario, mientras que si los herederos eran parientes colaterales (hermanos, tíos, primos) era necesario acudir al Juzgado. Con la reforma de la Jurisdicción Voluntaria ahora todas las declaraciones de herederos, incluidos los colaterales van a poder tramitarse ante Notario.

Es competente un Notario de la localidad donde la persona fallecida hubiera tenido su ultimo domicilio habitual, o donde estuviere la mayor parte de su patrimonio, o el lugar en que hubiere fallecido, siempre que estuvieran en España, a elección del solicitante que también podrá elegir a un Notario colindante a los anteriores.
Se requerirán una serie de documentos al objeto de acreditar el parentesco y la identidad y el domicilio del fallecido:
-Certificado de defunción.
– Certificado del Registro General de Actos de Ultima Voluntad, que acredite que no hay testamento.
– Certificado de nacimiento de los hijos del fallecido.
– Certificado de defunción de los hijos que hubiesen muerto.
– Certificado de matrimonio del fallecido.
– DNI del fallecido o, en su defecto, certificado de empadronamiento del fallecido, a fin de acreditar el domicilio habitual del mismo.

Es necesaria la declaración de dos testigos. El Notario levantará acta de declarando quien tiene la condición de heredero.

En cuanto al proceso particional, se tramitará realizando primeramente inventario de los bienes, valoración, liquidación de deudas, división del patrimonio remanente y adjudicaciones concretas de los bienes a cada uno de los herederos.

El proceso particional puede tramitarse mediante abogado y deberá formalizarse ante notario, procediendo a la liquidación del impuesto de sucesiones, así como a la inscripción en el Registro de la Propiedad de las concretas adjudicaciones de inmuebles que se realicen en virtud de la transmisión sucesoria.

Teniendo en cuenta lo anterior y siempre que los herederos sean mayores de edad y tengan la libre disposición de sus bienes, pueden acordar por unanimidad lo que estimen conveniente respecto a la distribución y concreta adjudicación de bienes. Ese acuerdo se incluirá en el Cuaderno Particional, con firma de los herederos, liquidándose el correspondiente impuesto de sucesiones e inscribiéndose oportunamente en el Registro de la Propiedad.

De no haber conformidad entre los herederos acerca de la partición, cualquiera de ellos podrá promover el correspondiente procedimiento judicial de testamentaría, si bien siempre es conveniente llegar a un acuerdo amistoso que evite mayores costes, dilaciones y disgustos a esta distribución hereditaria.

Es importante saber que el cómputo para pagar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones empieza a correr desde el día siguiente del fallecimiento y que cuentas con 6 MESES de periodo voluntario para la liquidación, si llegado el quinto mes aún no se ha procedido a realizar la liquidación del impuesto se puede pedir una prórroga de dicho periodo por otros seis meses.

También es necesario liquidar las plusvalías municipales de los inmuebles urbanos.

El último paso será inscribir en el registro de la propiedad los bienes inmuebles a nombre de los nuevos titulares y el cobro o la transferencia a su propia cuenta de los saldos bancarios que tuviera el fallecido.

Si tienes alguna duda, no dudes en escribirnos, comentaremos tu problema y le daremos solución en el menor tiempo posible.

Teléfonos de contacto: 881 121 091/981 569 893

Correo electrónico: alejandra.rudino.abogados@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s