El stalking

Nos suena a película de serie B pero en realidad es un delito penal que necesitaba introducirse en el Código Penal como tipo penal propio. Las nuevas tecnologías, las nuevas formas de comunicarnos entre nosotros y las redes sociales han hecho del “stalkeo” una práctica habitual y molesta.

El Stalking es una voz anglosajona  que significa acecho y que describe un cuadro psicológico conocido como síndrome del acoso apremiante.

Se introduce en la reforma del Código Penal de 2015 (LO 1/2015 de 30 de marzo) como un nuevo delito de acoso, acecho u hostigamiento mediante llamadas telefónicas continuas, seguimientos o cualquier otra fórmula que pueda lesionar gravemente la libertad y el sentimiento de seguridad de la víctima aunque no se produzca violencia. Tendrían cabida conductas tales como la persecución, continua vigilancia o el envío de mensajes, cartas o mails logrando causar un temor y preocupación en la víctima por parte del stalker.

Se regula en el articulo 172 ter, en él, se pena el acoso o acecho obsesivo, insistente, reiterado y no consentido a otra persona que perturbe gravemente el desarrollo de su vida cotidiana.

Con la entrada en vigor del nuevo texto, se dejará de castigar tales conductas obsesivas bajo los delitos de coacciones o amenazas como ocurría hasta el 1 de julio de este mismo año.

Uno de sus requisitos será que entre el sujeto activo y pasivo hubiera o hubiese una relación de afectividad.

El articulo 172.ter prevé un tipo agravado en su ordinal segundo si la víctima es alguna de las personas contempladas en el articulo 173.2 del CP.

Tales conductas de acecho entre parejas y ex parejas ofrecían serias dificultades para su tipificación y en una gran mayoría de ocasiones quedaban impunes, pues no cumplían los requisitos para ser tipificadas como coacciones ni amenazas al no existir intención manifiesta de causar daño o empleo de violencia con el fin de coartar la voluntad de la víctima.

Su regulación no sólo está dirigida al ámbito de la violencia machista, sino que el delito de stalking va más allá, pudiendo ser sujeto activo y pasivo tanto el hombre como la mujer, incluso personas del mismo sexo.

Recapitulemos:

– Es un delito sólo perseguible mediante denuncia presentada por la propia víctima o su representante legal (en el caso de ser menos de edad o incapacitado).

– Debe alterar gravemente el desarrollo de la vida cotidiana de la víctima.

– Debe afectar a la libertad de obrar de la víctima.

– Vigilar, perseguir o buscar su cercanía.

– Intentar establecer contacto con ella a través de algún medio de comunicación o de una tercero.

– Dos tipos agravados: 173.2 y personas especialmente vulnerables.

– Se prevé concurso con otros delitos (por ejemplo: acoso).

A más de uno le pasarán las ganas de “stalkear” redes sociales ajenas o de enviar whatsapps masivos. El stalking será castigado con pena de prisión de 3 meses a 2 años o multa de 6 a 24 meses.

El divorcio de mutuo acuerdo

Lo primero: Para presentar una demanda de divorcio de mutuo acuerdo con convenio regulador, deben haber transcurrido un mínimo de 3 meses desde la celebración del matrimonio.

La demanda de divorcio de mutuo acuerdo SIEMPRE debe ir acompañada de un convenio regulador del divorcio en el cual deben contenerse los siguientes puntos:

1) Manifestación acerca de la disolución de la convivencia conjunta.

2) Patria potestad.

3)Guarda y custodia de los hijos, régimen de visitas, estancia donde se establecerán los menores.

4) Pensión de alimentos a favor de los hijos.

5) Atribución de la vivienda conyugal y del ajuar doméstico.

6) Pensión compensatoria, en el caso de que se fije.

7) Liquidación régimen económico matrimonial.

(Todas las páginas del convenio, deberán ir firmadas por ambas partes)

Una vez presentado el convenio ante el juzgado, este citará a ambas partes para que acudan al juzgado a ratificar el convenio presentado; es decir; delante de un funcionario confirmar que el convenio regulador presentado  está realmente firmado por ambas partes.

A partir de el 23 de julio de 2015 los divorcios de mutuo acuerdo se podrán formalizar ante notario.

En el caso de que una de las partes no comparezca, el proceso de divorcio de mutuo acuerdo se archivará.

Una vez ratificado, el convenio regulador se trasladará al Ministerio Fiscal, que será el órgano encargado de confirmar que no se produce ningún daño ni perjuicio para el menor en cuestión ( en el caso de que existan hij@s menores de edad) en las decisiones tomadas por sus progenitores.

Si todo es correcto, en breve, se debería recibir sentencia en la que se aprobaría el convenio, se establecería la disolución del vínculo matrimonial y se devolvería toda la documentación original aportada al inicio del acuerdo de divorcio de mutuo acuerdo.

Si transcurrido el tiempo, el convenio regulador aprobado ya no es acorde con la realidad del momento, existe la posibilidad de modificarlo. Dicha solicitud de modificación puede ser solicitada por cualquier cónyuge o por el Ministerio Fiscal, siempre que exista una variación sustancial de las circunstancias.

La separación, el divorcio o la ruptura de una relación de pareja, supone un proceso difícil, y más si existen hijos en común, por la carga emocional de este tipo de procedimientos.

Asesórese por un abogado si se encuentra en esta situación.

Consulte sin compromiso.

El abandono de familia: Modalidad de impago de pensiones.

Delito previsto y penado en el articulo 277 del Código Penal.

Son 3 los elementos que configuran el delito de abandono de familia:

1) La existencia de resolución judicial firme en un supuesto de nulidad, separación o divorcio o relación análoga a la conyugal que establezca una prestación económica a favor de un cónyuge o pareja o de los hijos del matrimonio o de la pareja.

2) Una conducta omisiva consistente en el impago reiterado de dicha prestación económica durante el tiempo, o mejor dicho, durante los plazos que marca el precepto legal (dos meses consecutivos o cuatro no consecutivos), consumándose el delito por el simple incumplimiento de la obligación del pago, sin exigir que se produzca una verdadera situación de necesidad o de falta de medios para el sustento del beneficiario de la prestación.

3) Que el impago se deba a una causa imputable del obligado a prestarlo, pudiendo ésta presumirse en atención a la concreta situación económica por éste disfrutada.

El articulo 227 del CP sanciona el impago de pensiones con la pena de prisión de 3 meses a 1 año o con pena de multa de 6 a 24 meses.

Por ejemplo:

En la sentencia de divorcio se establecía una pensión de alimentos de 300 euros a favor de mi hija menor, pensión que pagaba cada mes, hasta que hace un par de semanas me he quedado sin trabajo

¿Qué puedo hacer?
Las medidas dictadas en sentencias de separación o divorcio pueden modificarse cuando se modifican las circunstancias tenidas en cuenta al dictarlas. En el caso de que no se pueda continuar pagando una pensión prevista en el Convenio Regulador, lo más recomendable es instar una modificación de medidas para poder ajustar el pago a la liquidez que tenga la parte en ese momento.

Contacte sin compromiso para saber cual es la mejor vía a seguir si se encuentra en esta situación.